Vida Cuántica

Lo mejor que puedo recomendar para funcionar distinto en el día a día, elevando tu calidad de vida al mismo tiempo que generas bienestar a tu alrededor, es que incorpores un estilo de vida cuántico. ¡No te asustes por la palabra “cuántico”! – puedes hacer clic aquí si quieres saber por qué uso ese término. Simplemente sigue leyendo y verás que es sencillo entender los aspectos generales.

Vivimos tiempos afortunados. Hoy la ciencia más vanguardista nos entrega evidencia reveladora e irrefutable de que nuestro mundo interior y aquello que llamamos realidad externa o mundo exterior están vinculados de manera tan profunda, que podríamos considerarlos como espejo el uno del otro. Nada de lo que percibimos u ocurre en nuestro entorno tiene lugar sin que lo hayamos influenciado (principalmente de manera inconscientemente). Funciona también en dirección opuesta: nada de lo que ocurre en nuestro interior está separado o aislado del mundo exterior. Un estilo de vida cuántico implica no sólo vivir consciente de este vínculo profundo entre nuestro interior y nuestro exterior, sino además saber cómo funciona ese vínculo y qué hacer para generar realidades y experiencias que nos gusten más. Y por supuesto, es clave ¡poner todo en práctica en el día a día!

Hay sutilezas en todo esto. No estamos hablando de la película El Secreto, ni de pensar que todo es posible para nosotros o aplicar pensamiento positivo. Estamos hablando de “entender” mucho más sobre cómo se genera la realidad y utilizar ese entendimiento diariamente para producir más armonía y satisfacción para nosotros y para nuestro entorno. Pensar que puedes lograrlo todo sin saber cómo hacerlo no sirve de mucho – puede de hecho ser muy frustrante. Decir afirmaciones una y otra vez, sin comprender que la potencia de esas afirmaciones es débil si otros elementos no están también presentes, puede también conducir a resultados pobres. Decidir que tu intención generará lo que quieres sin prestar atención a tu mundo externo es también un camino muy limitado. El vivir cuánticamente implica saber mejor y poner en práctica ese conocimiento o knowhow. Su impacto en nuestras vidas es tan grande que constituye sin duda uno de los avances más importantes para los seres humanos en varios miles de años.

El cambio es muy grande. Por ejemplo, seguramente hoy piensas que el tiempo es una constante que avanza inexorablemente hacia adelante y que un día tiene la misma duración que cualquier otro día. Según esto, muy probablemente, tú esperas que tus planes avancen de manera lineal, secuencial. Ahora bien, si miras el tiempo de manera cuántica sabrás que no es constante, sino que aparenta ser de esa manera dentro del espacio tridimensional temporal que aprendimos a percibir desde niños. Desde una perspectiva cuántica, sabrías que el tiempo es una manera de medir y organizar el desplazamiento de la consciencia humana y que de la misma manera en que podemos caminar más rápido o más lento, lateralmente, hacia atrás o en línea recta, también podemos vivir un tiempo más elástico y prolongado o un tiempo que se encoge. ¿Te gustaría aprender a manejar tu tiempo de otra manera, a correr menos, o a que las cosas acontezcan más fluidamente en tu tiempo? Bienvenida y bienvenido a esta aventura de convertirte en un nuevo humano: el Humano Cuántico. Este Humano se reconoce como un ser infinito, mucho más que lo contenido en las fronteras de su cuerpo físico. No es pensamiento y emociones atrapados en un cuerpo, sino un ser eterno que logra también expresarse a través de un vehículo que llamamos cuerpo físico. Tu inteligencia, sabiduría y poder como ser eterno y multidimensional son enormes, ¡accede a ellos!

………………………………………………………………………….

¡Te invito a explorar más! Haz clic aquí para más claves sobre cómo funcionar en el mundo en este cambio de era.