El Por Qué

Jorge_Bianchi_2013_4Una voz interna siempre me ha dicho que hay mucho más y que ese “más” puede ser vivido. Soy muy curioso, desde siempre, y me gusta empujar los límites de lo posible. Mirar las cosas de distintas maneras. Eso me ha enseñado mucho.  He explorado muchos caminos, con entusiasmo y mente abierta.

Y de ese recorrido hasta hoy puedo concluir que una importante clave para una felicidad profunda está en la combinación de dos cosas: una maestría de nuestro mundo interior + una clara orientación a hacer bien. Estas posibilidades son hoy más tangibles que quizás nunca antes. No son un sueño difícil de convertirse en realidad, son un derecho que puedes ejercer aquí y ahora. Quiero compartir contigo lo más que pueda en este blog, en las palabras más simples que me sean posibles.

Muchos plantean que la próxima etapa de la evolución humana será impulsada de manera muy significativa por avances tecnológicos en campos como bio-tecnología, robótica, nano-tecnología, clonación, etc. Avances en cualquiera de esos campos sin duda impactarán para siempre cómo los humanos vivimos en este planeta. Sin embargo, para mí el gatillador más significativo de nuestro siguiente paso en la evolución humana, desde donde estamos parados hoy, es el salto enorme en entendimiento y maestría de las áreas más subjetivas de nuestra existencia. En palabras simples: lo que logramos hacer con tecnologías “externas” se debe a grandes avances en nuestras capacidades “internas”. Las posibilidades del mundo interno humano son infinitas.

Nuestra sociedad moderna ha enfatizado la realidad externa como lo tangible, lo verdadero. Sin embargo, tanto las enseñanzas espirituales milenarias como la ciencia más vanguardista de hoy confirman que ese mundo tangible, externo, está inexorablemente ligado a nuestro mundo interior. De hecho son espejos uno del otro. Lo que sucede en nuestro interior gatilla paralelos en nuestro exterior y viceversa.  Los enfoques que se fundamentan en la separación de ambos mundos, por un lado aquellos que ven al mundo interior como el único (mirada más oriental), y por otro lado aquellos que ven el mundo exterior como el más real (mirada más occidental), tienden a llevar a maneras cotidianas de funcionar mucho más limitadas.

Que los tiempos actuales parecen acelerados es una perspectiva totalmente externa. Podemos vivir nuestro mundo interior en armonía, sin esa prisa crónica, tendiendo con ello a generar armonía en nuestro mundo exterior, lo cual a su vez reforzará aún más nuestra elección de armonía interior.

¡Buen viaje! Con mucho cariño,

Jorge B.

………………………………………………………………………….

¡Te invito a explorar más! Haz clic aquí para más claves sobre cómo funcionar en el mundo en este cambio de era.